CAICS participan en concurso de Altares de Muertos

Viernes, Nov 2 2018 | Hace 1 año

 Dentro de una divertida e innovadora dinámica de fomento al rescate de nuestras tradiciones, niñas y niños inscritos en los nueve Centros de Asistencia Infantil Comunitarios (CAIC) del DIF Municipal participaron en el concurso de Altares de Muertos como parte de las actividades culturales y recreativas que realizan estos centros, donde los menores aprenden y conocen el significado de esta emblemática festividad del 2 de noviembre.

La presidenta del DIF Municipal Durango, Ana Beatriz González Carranza, resaltó la importancia de que los infantes a su corta edad se familiaricen y adapten a este tipo de festividades que reflejan las raíces y el arraigo a las costumbres mexicanas, siendo este concurso una alternativa diferente para que ellos se puedan divertir aprendiendo más acerca de nuestra historia y cultura.

Con el apoyo de expertos en el tema de montaje de Altares de Muertos se recorrieron las nueve guarderías CAIC´s donde se logró apreciar la gran participación y el entusiasmo de los infantes, quienes bajo la coordinación de sus orientadoras explicaron la razón de sus altares y a quién estaba dedicado, además de la colocación de los diferentes elementos que lo conforman, dinámica que denotó el gusto de los menores por esta gran tradición.

Durante esta festividad algunos de los pequeñitos en su exposición dieron lectura a diferentes Calaveras Literarias, actividad que también se incluye a la celebración del Día de Muertos, lo que le dio un toque de originalidad al resaltar el talento artístico de los menores y de las orientadoras que laboran en las distintas guarderías.

Ana Beatriz aseguró que esta dependencia siempre será una institución impulsora de las tradiciones mexicanas y de los valores culturales que muestran el origen de nuestras raíces, a fin de inculcar en las nuevas generaciones el amor por nuestro país y su historia, además del deseo de conocer a fondo el significado de cada una de las costumbres más arraigadas y evitar el adoptar prácticas extranjeras que no aportan al desarrollo educativo de cada niño y niña.