Duranguenses adoptaron mascotas y plantas en el Día del Amor y la Amistad

Jueves, Feb 14 2019 | Hace 10 meses

Con el objetivo de crear una cultura de conciencia en la ciudadanía hacia el cuidado, preservación y respeto hacia la vida animal y vegetal, el alcalde José Ramón Enríquez y la presidenta del DIF Municipal Durango, Ana Beatriz González Carranza, encabezó el arranque de la campaña titulada “Adopta una planta o adopta un perrito”, en la cual participan las direcciones municipales de Medio Ambiente, el DIF Municipal y el Albergue Animal CAAN.

Ana Beatriz aseguró que el adoptar una planta o una mascota es una acción que tiene un alto sentido social y humanitario y ahora que se exhorta a la ciudadanía en general da muestra de la noble tarea del Gobierno Ciudadano como una institución preocupada por el cuidado de los animales y de las plantas.

Por su parte, el alcalde explicó que la actual administración municipal se ha caracterizado por promover e impulsar acciones en conjunto con organizaciones de la sociedad civil que tengan dentro de sus políticas de trabajo concientizar y motivar a cada ciudadano a entender, fomentar y respetar los derechos de cada uno de los elementos que conforman el ecosistema en el que vivimos, el cual incluye animales y plantas de todas las especies, y el cual además es un compromiso que debemos adoptar como un estilo y hábito de vida cotidiano.

Las mencionadas dependencias municipales se unieron para dar vida a esta campaña, misma que invita a la ciudadanía a adoptar una mascota o una planta, dinámica que se deriva de una de las necesidades de concientización en lo referente a evitar el maltrato y abandono animal, además de promover la cultura del cuidado de las plantas y propiciar que las nuevas generaciones se interesen por conocer más sobre la vida en nuestro planeta.

Por último, la presidenta del DIF Municipal exhortó a la ciudadanía a formar parte de esta campaña, la cual ofrece importantes beneficios hacia nuestro desarrollo humano y social, al argumentar que en Durango tenemos el potencial para ser una sociedad consiente y responsable en este renglón, y la compañía de una mascota o de una planta generará en nosotros el ánimo de ser mejores personas y mejores ciudadanos, involucrando a nuestra familia y amigos en una dinámica que motiva a un comportamiento optimo y positivo por el respeto de la vida animal y vegetal.